jueves, 2 de febrero de 2012

De momento Febrero

Me siento orgulloso de ser de Nerva, lo he manifestado a los cuatro vientos desde que tengo uso de razón, pero cada día me da más pena y porque no decirlo asco y rabia de como está la cosa por aquí. La ilusión brilla por su ausencia y veo la frustración en la cara de personas de todas las edades. Tajante.
El 50 % de paro que asola a la comarca es escandaloso y no se ve ni un mísero halo de luz a medio largo plazo. No pretendo señalar a nadie, pero en que piensan las personas que nos piden su voto cada cuatro años y que nos venden la moto diariamente con cuatro talleres de empleo y cursos en los que no se aprende nada y encima los salarios los pagan cuando les dan la gana. No existe iniciativa alguna para intentar mejorar la situación. Ya ni siquiera dan los clásicos lavados de cara de antaño.
Seguimos siendo una comarca de castañuelas y pandereta, en la que prima el caciquismo más vil y en la que no se pierden las costumbres de enchufismo y amiguismos varios. Los abrazos de Judas están a primera orden del día para poner guapa a la injusticia. El derroche en tonterías.
Un buen amigo denominaba la situación como "La Depresión de un Pueblo". Nunca ha estado más acertado.
Uno, que intenta ser optimista y ver algo de luz, va a cumplir dos años de paro. No estoy desesperado, pero lo macabro de la situación me da mucho miedo. Temo por mi futuro y el de mis familiares jóvenes, el de mis amigos, el de adultos que lo han perdido todo, y aquí nadie hace nada. De momento Febrero, pasaremos los carnavales donde se tirará la casa por la ventana y cogeremos un puente de cinco días con festividad de Andalucía incluida. Para eso estamos en primera línea de salida. Bien bien, pero que muy bien. Por cierto, dejemos para el 2028 la apertura de la mina, seguro que alguno dice que más vale tarde que nunca.

No hay comentarios: