lunes, 8 de noviembre de 2010

Dover han perdido el norte


Y lo han hecho deliberadamente, con el objetivo de acabar perdiéndose en algún lugar del sur. El resultado es “I Ka Kené”, su nuevo disco -el séptimo de su carrera y el segundo tras el giro de 180 grados en su propuesta-, que vió la luz el 4 de octubre y que ya desde el título da una pista sobre las coordenadas africanas de su sonido. Hace días que lo nuevo de Dover se ha convertido en tema de debate a nivel de barra de bar. Concretamente desde que lanzaran su primer single, “Dannaya”.
De entrada, conviene dejar algo claro: hay que tenerlos bien puestos para hacer algo así. Porque al hacerlo sabes que te van a llover hostias hasta en el carné de identidad. Pero tú vas y lo haces. Así que bravo, hermanas Llanos. Principalmente, porque habéis demostrado que no es que os quisierais subir al carro de la electrónica discotequera tipo Madonna en versión chusca, sino que vuestro objetivo era aún más ambicioso: conseguir hacer un disco que no gustase a nadie. Eso sí que es grunge. Y aunque las aguas se han relajado tras la publicación, estos días, de la menos llamativa (y cantada en francés) La Rèsponse Divine, me da en la nariz que vamos a tener Dover para rato, aunque sólo sea leyendo o escuchando cómo todo el mundo los pone a parir. Pero ¿y lo bien que lo pasamos?

1 comentario:

Xia dijo...

Qué bueno, además de las entradas a mitad de precio para Kesha, M.I.A. y Dover, ahora regalan 10 entradas dobles y dos megapass dobles http://bit.ly/ctmyMi la caña