miércoles, 10 de junio de 2009

Cosas que pasan, digo yo

Uno a veces se autoinculpa por ciertas cosas que pasan, se lincha vilmente y se queda hundido en la miseria durante una temporada. Aunque uno se da cuenta al cabo del tiempo (como pone a la peña en su sitio, eh) de que todo ha sido premeditado con nocturnidad y alevosía. Una cacicada en toda regla. Yo pensaba que ciertas personas eran diferentes. No sé ni lo que estoy escribiendo ahora, pero lo único que tengo claro es que YO tengo la conciencia muy tranquila. Las cosas no pasan porque sí. Y si, al final todo está en su sitio.
Ahora respiero salud mental, tengo un buen trabajo, estable, disfrutio de salud física, de buenos amigos, con mi familia me llevo relativamente bien y con eso me basta. Ahora empieza el buen tiempo, mi tiempo, así que a vivir la vida. Besos varios

1 comentario:

Carmen Alcázar dijo...

La vida serpentea a su antojo por caminos insospechados,....