viernes, 5 de septiembre de 2008

Ruta cervezera por Triana. No nos cabe ná a Jaime y a mi...


El miércoles tomando copas en el Sonoro, a Jaime se le ocurrió que podríamos estar todo el jueves conociendo el barrio de mi hermano, Triana. Jaime es trianero y nadie mejor que él para enseñarme todos los recobecos de un barrio que siempre he tenido abandonado. Es quizás el único que no domino a la perfección de Sevilla. Hasta ayer jueves. Partimos a buena hora, sobre las 13.30 horas. A ritmo de Jamiroquai íbamos danzando en el coche. Por lo visto para ir a Casa Ruperto a comer codornizes hay que ir escuchando a Jamiroquai. La verdad es que te dan alas temazos como "Virtual Insanity" y "Cosmic Girl". Pero a lo que iba, la odisea en la república de Triana comienza con una gran ingesta cruzcampil. Venga cervezas y tapeo. Romería incluida, con la cerveza por la calle, caminando, pasando calor, pero con alegría y esmero hasta otra paradita. De las decenas de tascas en las que estuvimos me sorprendió una llamada Maharí, en plena calle Betis. Decoración semana santera, música semana santera y proyecciones de una procesión del Gran Poder. Grotesco. Pero más lo era el dueño. Sorprendente la lengua que tenía. Ese si era el auténtico capillita metido en "er taco", fascista, hortera, cutre,... que define muy bien a un sector sevillano. "Aquí entra la gente por derecho". La versada del tío era muy rica, como podéis apreciar. Se refería a que allí sólo entran los tíos de verdad, los capillitas. El resto de la humanidad como no llegamos a su "nivel" pués como que no tenemos derecho a estar en su local. Vamos a ellos los han parido y a nosotros nos han cagado. En fin, pese a no haber problemas y atendernos bien, como también nos merecemos a los que nos han cagado, salí del bar de marras mordiendome la lengua porque yo con unas copas de mas es lógico que suelte una de mis típicas "frescas" para quedarme más ancho que pancho.

Seguimos la ruta y sobre las 19.00 horas tenemos una emergencia en casa de Jaime. Fuimos a su keli a todo gas. El problema era que el teelvisor estaba estropeado. Hábilmente nos disponemos a hacer la reparación, cerveza en mano, y el resultado pués tremendo. La tele empezó a funcionar. Lo hago fresco y no tengo cojones de arreglar nada. Mi primera experiencia como técnico en reparaciones de televisores fue un rotundo éxito. Chapeau Manuel!

Ya conquistada Triana decidimos irnos a la Alameda. Ahí ya uno jugaba en casa. Y comenzamos de nuevo a beber cervezas a espuertas. Rafa se une. El trío lalala sigue bebiendo por ahi y de tertulia.

Se acerca la noche y Jaime es requerido por su señora por compromisos con unos amigos para cenar. Se fue el pobre con todo el dolor de su corazón. Rafa y yo seguimos y comienzan a aparecer algunos colegas. José, Tomás, Gordon, Ale, Loli,... Pués nada. Seguimos y seguimos y acabamos en un local nuevo llamado Canalla, que de precios no anda mal, de ambiente tampoco, pero si carece de un puto dj en condiciones. Debería hablar con respeto del asunto porque el que pinchaba es el novio de Gloria, pero es que me la suda. El talento en cuestión no tenía musicón alguno, las mezclas horribles, cuando intentaba mezclas dos temas uno iba´con más volumen que otro, las preeescuchas a los temas por los cascos se le colaban a la sala,.... Un esperpento. Un tema bueno escuché solamente, uno de Thievery Corporation to molón.

Sobre las 5 doblé el pico súper reventado. Y ya nada, retorno a Nerva York, hay que cumplir con una boda el sábado.

Uno viene a Sevilla y se va con todo el dolor del corazón. Ganas de volver las hay, pero no sé que pasará. Como dije no se que coño voy a hacer con mi vida. Cosas de septiembre.

Besos pa todos los que habéis compartido vuestros momentos conmigo por estos días en Sevilla. Volveré...


playing: Codec & Flexor - come a little closer


frase de la semana: aquí entra la gente por derecho


MÁS BESOS

No hay comentarios: